viernes, 24 de mayo de 2013

Galina Tolmacheva, muerte en un pacto de amor en Chacras

Galina Tolmacheva fotografiada por Annemarie Heinrich
Maestra rusa, fundadora de la Escuela de Teatro de Mendoza.
Galina Tolmacheva, pasó sus últimos días en el pueblo
Compartimos esta nota escrita por la periodista mendocina Liliana Valverde

Es inolvidable. No se puede decir “fue” ya que sigue viva y cada tanto resurge en el pensamiento de quienes la conocieron.

Galina Tolmacheva, rusa, discípula de Konstantin Stanislavski, el gran especialista de teatro de Moscú, creador de El Método, sistema de formación actoral que dio base, entre otras grandes escuelas del mundo, al Actors Studio de Lee Strasberg.

Mendoza tuvo el privilegio de recibirla y transformarla en una de sus ciudadanas. Se quedó para siempre y dejó instalada el primer establecimiento de enseñanza teatral de la Universidad Nacional de Cuyo, hoy la prestigiosa Facultad de Arte Escénico.

Huyó de Moscú cuando se produjo la revolución bolchevique en 1917. Instalada en París, muy joven, formó parte del Ejército Blanco, una fuerza armada que tenía la misión de reinstalar a la monarquía en su patria. El proyecto no prosperó y Galina, junto con quien fue el amor de su vida, también llamado Konstantin, un concertista de piano finlandés, se instaló en Mendoza. Se dedicó de lleno a la docencia teatral. Fue la formadora de grandes actores como Aldo Braga y dramaturgos como Fernando Lorenzo.

Bellísima en su juventud y madurez. Anciana dura y a la par dulce con sus afectos. Bebía vodka que elaboraba “Kapla” . Usaba unos pequeños vasitos de plata labrados, mientras fumaba cigarrillos negros. Autora de varios libros. Como “El peregrino” la historia de un caminante que repetía incesantemente una breve oración al ritmo de los latidos del corazón, mientras recorría el vasto territorio de Rusia. “Ética del actor” otro de sus textos, invaluable manual para la escena de todos los tiempos.

Uno de sus gestos: apoyaba su mano derecha en la cabeza de alguien querido por ella, unos segundos. Emanaba de su palma una fuerza desconocida, una corriente eléctrica, indefinible calor, energía que aclaraba los pensamientos.

Sus relatos del teatro de San Petersburgo en los días del último zar, los quinqueles y asientos de terciopelo rojo. En el escenario, Sara Bernhardt en el papel de Juana de Arco, la doncella de Orleans, en la obra de George Bernard Shaw.

Galina aconsejaba a sus amigos , con su experiencia de convivencia: “Una pareja son dos y nada más. Pueden decirse entre ellos, cualquier barbaridad, insultarse crudamente, eso es válido, es uno de los senderos del fuego del amor. Pero nunca, deben tratarse mal delante de otros, aunque más no sea de una sola persona. Las palabras feas de la intimidad se olvidan, se perdonan. Las malas palabras dichas ante testigos siguen vivas para siempre y pueden convertirse en un infierno”.

Su muerte en el marco de un pacto de amor.

Muy enferma, parapléjica, imposibilitada de hablar, era atendida por su marido Konstantín. Ella se hallaba en el lecho. Los ojos abiertos, bellísimos fijos en el cielorraso. Orillaba los cien años de edad.

Y se precipitó la tragedia que conmocionó a la ciudad. Konstantin con un revólver le disparó en la cabeza a Galina. Luego trató de suicidarse. No pudo. Un infarto lo derrumbó cuando oprimía el gatillo y el proyectil le rozó el cráneo.

Ese fue el fin de una historia de amor que se proyectó por años. (Este suceso se produjo en la casa que habitaban ambos en la callecita que sale a Besares, detrás de Fabril Casale).

Recuadro (foto)

Foto de Annemarie Heinrich, acaso una de las más conocidas fotógrafas de artistas, con estudio en Buenos Aires. No firmó este bello trabajo por pedido de Galina, ya que temía la persecución que muchos rusos sufrieron en Europa.

Galina, mujer de singular atractivo, de mirada profunda y triste. Ella acaso ya sabía en esos años el destino que le tocaría vivir en Mendoza: convertirse en uno de los pilares de la actividad teatral de la provincia.

1895 .El 15 de febrero nació Galina Tolmacheva.

1925. Llega a la Argentina la actriz y directora rusa.

Después de estudiar con Stanislavsy, huye de Moscú con el Ejército Blanco vencido por los bolcheviques y en Belgrado encabeza y dirige un elenco de rusos emigrados.

Edita el periódico “El Ruso” en Buenos Aires como jefa del partido 
monárquico revolucionario.

1948. Reside en Mendoza hasta su fallecimiento en 1987, en Chacras de Coria..









No hay comentarios:

Publicar un comentario