martes, 29 de octubre de 2013

Arte callejero por los Panamá Club en rincones de Chacras

Un nuevo y llamativo mural se impone en la calle Loria y las vías del tren. La obra está firmada por el grupo de arte callejero Panamá Club y representa un Correveidile haciendo de las suyas. A todo color, la ilustración resalta en el paisaje chacrense.



Mural de los Panamá Club en calle Loria de Chacras de Coria.


Chacras de Coria no se queda atrás de la ola del arte muralista en Mendoza.  En varios puntos de la Ciudad (como en el Parque Central y  algunas plazas), de Godoy Cruz (impactantes los nuevos murales en la ciclovía y Carola Lorenzini) y también Guaymallén, grupos como las Asfálticos y Panamá Club hacen de las suyas.

Los artistas del Panamá se autodefinen  como “un club con intenciones de grupo que ponen en práctica distintas disciplinas artísticas a través de la experimentación”. Con estilos diversos abarcan desde el post graffiti-muralismo hasta el diseño gráfico e industrial, pasando por la ilustración, la pintura, instalaciones y cualquier variable gráfica que se les presente como desafío.

De Rivera y Siquieros en México a Castagnino y Quesada en Mendoza

El Muralismo es un movimiento artístico de carácter indigenista, que surge tras la Revolución Mexicana de 1910 de acuerdo con un programa destinado a socializar el arte, y que rechaza la pintura tradicional de caballete, así como cualquier otra obra procedente de los círculos intelectuales.
Propone la producción de obras monumentales para el pueblo en las que se retrata la realidad mexicana, las luchas sociales y otros aspectos de su historia. El muralismo mexicano fue uno de los fenómenos más decisivos de la plástica contemporánea iberoamericana y sus principales protagonistas fueron Diego Rivera, Orozco y Siqueiros. A partir de 1930 el movimiento se internacionalizó y se extendió a otros países de América.
Pinchar aquí para ver más Sobre el muralismo mexicano

Mural de la artista Laura Hart en calle Aguinaga de Chacras. Este 

y otras obras fueron realizadas por plásticos mendocinos en los retiros
de casas y paredes libres del pueblo. 

En Mendoza -según consigna María Clara Marquet- el muralismo se inicia en la década del  '50 con un grupo de jóvenes artistas  liderados por Luis Quesada e inspirados en Juan Carlos Castagnino que en esos años estaba en la provincia.  Constituyeron el Club de Grabados y el Taller de Murales, en el pequeño taller del maestro Quesada, y fue la matriz ideológica y experimental de la que surgirán luego una serie de proyectos tendientes a difundir la práctica de un arte comprometido socialmente.

Concebían la actividad del artista como un trabajo social, basado en la producción colectiva. Participaban especialmente aquellos que sostenían la práctica del arte portador de valores humanos, capaz de dar respuestas a problemas y necesidades de la sociedad en su conjunto. 
Estas premisas, sumadas al predominio de un lenguaje plástico accesible, nos permiten vincular este movimiento plástico al fenómeno del muralismo mexicano.

Mural de Mario y Milhy Delhez en la calle Viamonte, centro del pueblo.


En Buenos Aires Castagnino junto a Berni, Spilimbergo, Urruchúa y Colmeiro formaron en 1944, el Taller de Arte Mural. Los murales de las Galerías Pacífico, son fiel testimonio de su producción y de la prédica proselitista que Siqueiros difundió hacia el año 1933 en nuestro país, instalando su mensaje muralista de un arte para el pueblo.


4 comentarios:

  1. Esta foto cortada es un tanto mentirosa. Al muro panameño le falta la esencia: el Correveidile, la voz de Chacras de Coria.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Andrea si usaras tu ingenio tendrías la capacidad de darte cuenta que está mencionado en la nota, y que además les tiramos buena onda. En este blog no queremos gente MUFA, menos gente enroscada que le busca la quinta pata al gato. Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Ni mufa ni enroscada. Andrea tiene razón, ya que a la foto le falta la parte del mural que homenajea al Correveidile. Además, querida Valeria, omitís información acerca de q se trata del periódico del pueblo y el espíritu vecinalista que lo caracteriza, q es el tema del mural, justamente. Omisión inexplicable, ya que vos alguna vez escribiste en sus páginas.

    ResponderEliminar
  4. El mural de la última foto, el realizado con la técnica de trampa para el ojo, fue realizado por Mario y Milhy Delhez. El nombre Liske, es en honor de la madre de los Delhez y compañera de Víctor.

    ResponderEliminar